lunes, 7 de febrero de 2011

Delfin Rosado (Inia geoffrensis) Recursos Naturales

El rio amazónico es hogar de el  Delfín Rosado, símbolo de nuestra Biodiversidad, de nuestros Recursos Naturales, Emblema del porque debemos preservar el Medio Ambiente y de la riqueza Faunística que nos rodea.  

Delfín Rosado (Inia geoffrensis)

Descripción: Dorso gris, vientre rosado pálido, cabeza con una gran boca estrecha y larga, en la frente presenta un abultamiento, característico de la especie.  Ojos pequeños, aletas largas y anchas en la base.  La aleta dorsal es una baja  joroba de punta roma, poseen un estomago dividido en cuatro compartimentos, incluido uno esofágico, que utiliza para el almacenamiento de comida.


Comportamiento: Diurnos y nocturnos, acuáticos, se les puede ver en grupos de cinco a quince individuos.  Se alimenta principalmente de peces.  Tiene los ojos poco desarrollados, así que ser orienta principalmente por un sistema de ecolocación.  Son bastante curiosos y llegan a acercarse bastante al hombre.

Hábitat: Se encuentra en ríos, caños, lagos y "Madreviejas" con un PH no muy básico.

Están ampliamente distribuidos en el Amazonas y Orinoco, por ser objetos de supersticiones y mitos no son cazados, sin embargo el uso de tóxicos y dinamita han venido acabándolos sistemáticamente de manera que ya no se le encuentra en muchos ríos donde hace algún tiempo se les hallaba.

Los encontramos distribuidos por Sur América, ríos Amazonas, Caquetá y Orinoco, también en algunos de sus afluentes.

Importancia Ecológica: En los lagos vecinos al río y en las madreviejas esta especie mantiene el equilibrio entre poblaciones de otros peces como las cachamas y bagres, a quienes ayuda mantenido controlada la cantidad de caribes, que son sus predadores por excelencia. [1]

Mitos, leyendas y creencia popular: De acuerdo con la leyenda, el delfín rosado fue un joven guerrero indígena. Pero uno de los dioses le envidió sus atributos masculinos y decidió transformarlo el delfín y con esto condenarlo a vivir en los ríos y lagos de la Amazonia.

En junio, mes de fiestas, danzas, fuegos y música, cuando los indígenas celebran los natalicios de sus santos y los hombres están ocupados divirtiéndose, los delfines rosados salen del río para seducir a las mujeres jóvenes. Los indígenas cuentan que esto ocurrió ya varias veces.
 
El delfín rosado convertido en un hombre atractivo y un amante insaciable se acerca a la orilla. Está vestido de blanco y la cabeza la tiene cubierta por un sombrero de paja. Bajo el sombrero esconde la única característica que le quedó del delfín, el orificio en la cabeza por donde respira.

Es por eso que cuando algún hombre de sombrero se presenta durante el mes de junio, los habitantes de la selva amazónica piden que se quite el sombrero para asegurarse de que no sea un delfín.
El atractivo delfín baila perfectamente y ninguna mujer puede huir ante sus encantos. Él escoge a la muchacha más bonita, le dice piropos, baila con ella y al final le propone un paseo al borde del río. Al día siguiente, la mujer no recuerda nada de lo que había pasado en la noche. Al rato se da cuenta de que está embarazada.
Este estado de cosas no provoca ninguna sensación entre los indígenas que saben que el único culpable es el delfín rosado y la pobre e inocente mujer se dejó llevar por las bellas palabras y el físico atractivo.
Las mujeres indígenas y los delfines de Amazonia prefieren no acercarse mucho. En la cuenca del Amazonas, los nativos son muy supersticiosos y llaman a los niños que nacen con espina bífida botos. Creen también que si le hacen daño a los delfines rosados, sus hijos nacerían con la enfermedad.

De acuerdo con la leyenda local, las mujeres jóvenes en los días de su menstruación y en las noches de luna llena que entren a las aguas del río Amazonas o anden por el río en una canoa, pueden contar con la visita del delfín que irá a embarazarlas. Por esta causa se les acredita a los delfines rosados la paternidad de todos los niños sin padre de la región. Hasta se han encontrado casos de niños registrados en las notarias como hijos del delfín. Por esto, los hombres indígenas de la región intentan a veces a acabar con la vida de estos animales, pues no quieren que ellos embazaren a sus mujeres.[2]













[1] Mamíferos de la macarena, Autores: Jaime Andrés Cabrera y Fernando Molano Rueda, Editorial, Asociación para la defensa de la macarena , Impresión Impresión preprensa Ltda.

2 comentarios:

Belen Rodriguez dijo...

que interesante

marcela patricia pulido gonsalez dijo...

que vacano

Publicar un comentario en la entrada